5 mitos que has oído sobre la comida y que son totalmente falsos

> Artículos > 5 mitos que has oído sobre la comida y que son totalmente falsos

La alimentación evoluciona y cambia, como casi todo. Es por eso que la dieta típica hoy día tiene poco que ver con la de hace 50 años, aunque hay mitos sobre la comida que persisten.

Lo hacen gracias en parte a la colaboración de los padres, que en un esfuerzo por dar lo mejor a sus hijos actúan como vehículos de algunas creencias que ya han sido desmontadas por la ciencia.

Seguramente tienes grabada alguna en la mente, aunque sea falta. Son muchos los mitos sobre la alimentaciónque rodean a ciertas comidas, unas más que otras. En cualquier caso, ya es hora de desecharlos.

A continuación enumeramos algunos de los favoritos de los padres y el motivo por el que no deberías creerlos ni transmitirlos a tus hijos.

Las zanahorias mejoran la vista

Es cierto que las zanahorias son ricas en vitamina A, un nutriente fundamental para el correcto desarrollo de la vista. Sin embargo, es falso que te hagan ver mejor.

Como mucho, impedirán que por carencia de vitamina A desarrolles problemas de visión, algo común en países en los que no abundan los alimentos con este esencial nutriente.

De ahí a que cuantas más comas mejor veas hay una diferencia importante. No mejoran la vista pero ayudan a conservarla, sobre todo en niños.

Puedes estar tranquilo porque si sigues una dieta equilibrada con suficiente fruta y verdura no tendrás carencia de esta vitamina, aunque no comas zanahorias. Eso sí, esta hortaliza es uno de los mejores alimentos saciantes que puedes tomar.

Zanahorias

Tomar leche fortalece los huesos

La leche es una fuente importante de calcio, aunque no es ni mucho menos el único alimento que puedes tomar para obtener este nutriente. Si eres intolerante es mucho mejor que explores otras alternativas.

El calcio es bueno para los huesos, sí, hasta cierto punto. Llegada una cantidad límite no vas a tener los huesos más fuertes porque tomes más calcio, ni más leche.

De hecho, esta bebida tan popular puede llegar a ser peligrosa si la tomas en exceso, como prueba un estudio realizado en Suecia. Según la investigación, aquellos que toman tres o más tazas de leche al día tienen más probabilidades de morir antes.

No es un falso mito sobre la comida, ya que tiene algo de verdad, aunque puede que esté mal enfocado.

Hay que comerse el plato entero

No todo el mundo necesita comer la misma cantidad ni procesa igual los alimentos, así que poner en el plato una cantidad determinada de comida y pensar que el niño debe comerla sí o sí es un error.

Hay que comer hasta que se está lleno, y ya está. Si luego vuelve a entrar hambre, se vuelve a comer. El cerebro te avisa cuando ya no necesitas más alimento, así que no tiene sentido obligar a comer a un niño que ya lo ha hecho.

Cosa distinta es si se niega a comer porque no le gusta lo que hay sobre el plato, aunque en estos casos siempre es recomendable gestionar la situación de la forma más diplomática posible. De lo contrario puede que consigas que odie la verdura para siempre.

Plato Hola

El desayuno es la comida más importante del día

Este mito sobre la alimentación es absolutamente falso y además puede ser dañino. El desayuno es la comida más importante del día si después de él vas a desarrollar la actividad física y mentalmente más exigente del día.

Pero no para todo el mundo es así, y como muestra un ejemplo: si hacer ejercicio por la tarde, la comida más fuerte es el almuerzo. Así tendrás todos los nutrientes necesarios en sangre a la hora de hacer deporte.

De nada sirve comer mucho y bien en el desayuno si luego lo que vas a hacer es leer o jugar a la videoconsola. No tiene sentido.

Por eso hay que ajustar la cantidad de comida y la variedad a los ritmos diarios de cada persona.

Es malo comer fruta de noche

Hay mucha gente, padres incluidos, que han borrado absolutamente la posibilidad de tomar fruta de postre después de cenar, algo que no tiene demasiado sentido.

La creencia generalizada es que la fruta engorda porque tiene mucho azúcar, algo que no es totalmente cierto. La fruta tiene azúcar intrínseco de forma natural, no azúcar libre. Además no se ha probado científicamente que comer fruta engorde, ni de noche ni de día.

El error va aún más allá cuando en lugar de fruta se prefiere darle postres azucarados -con azúcar de verdad, de la refinada- a los niños, en cuyo caso se les expone a un riesgo de sobrepeso innecesario.

Puedes comer fruta a cualquier hora del día y de hecho debes hacerlo, pues es una fuente de vitaminas y fibra de primera calidad.

fruta y verduraLeer Más